Establecimientos permanentes vs. doble residencia

Este artículo trata de los establecimientos permanentes y la doble residencia. En su mayoría, estas cuestiones se plantean en situaciones transfronterizas en las que una empresa se gestiona desde el extranjero. Ten en cuenta que se trata de conceptos distintos con consecuencias fiscales diferentes.

¡Recuérdalo!

  • No es lo mismo e-Residency que residencia fiscal
  • Tú no eres tu empresa: cada una tributa como personas distintas.
  • El tratamiento fiscal difiere para los residentes de Estonia, los residentes de la UE, los residentes de países con convenio y los residentes de terceros países
  • El impuesto sobre los ingresos y las cotizaciones a la Seguridad Social deben considerarse siempre por separado.
  • Tus actividades podrían crear un establecimiento permanente, es decir, una presencia imponible para tu empresa estonia dondequiera que te encuentres.

Establecimiento permanente

Si el mundo de los negocios o la fiscalidad internacional son algo nuevo para ti, probablemente nunca hayas oído hablar del término "establecimiento permanente" o "EP". Un EP es un concepto inventado únicamente a efectos fiscales. No debe confundirse con el domicilio social, la residencia fiscal, el lugar de dirección efectiva o una sucursal.

Antes de sumergirte un poco más en este tema, ten por seguro que los establecimientos permanentes suponen uno de los aspectos más complejos de la fiscalidad internacional, por lo que nadie espera que te conviertas en un experto en él. Sin embargo, teniendo en cuenta la naturaleza de tu empresa, es vital que lo conozcas a grandes rasgos.

Según el Modelo de Convenio Fiscal de la OCDE se entiende como "establecimiento permanente" a un lugar fijo en el que se hacen negocios a través del cual se lleva a cabo total o parcialmente la actividad de una empresa. Cada elemento de esta definición es crucial para que exista una EP. La mayoría de los países han modelado su definición nacional de establecimiento permanente de acuerdo con el Modelo de Convenio Fiscal de la OCDE y la siguen la mayoría de los convenios fiscales vigentes.

En segundo lugar, otra forma de crear una EP es mediante personas que actúen en nombre de la empresa creando un "agente dependiente" o "EP de agencia". Según la praxis internacional, este agente dependiente se describe como una persona que actúa por cuenta de una empresa y que tiene y ejerce habitualmente una autoridad para celebrar contratos en nombre de la empresa en el otro Estado. A diferencia de un "EP clásico", no requiere una ubicación fija específica para activarse, sino que se relaciona con la naturaleza de las actividades del agente.

Sin embargo, cada país tiene una concepción ligeramente distinta de las EP y siempre debe comprobarse la definición nacional específica. Tras examinar la legislación nacional, asegúrate de comprobar también el convenio fiscal entre Estonia y el Estado del EP. Los convenios fiscales suelen limitar la existencia de un EP en comparación con la legislación nacional.

Además, ten en cuenta que solo se puede crear un EP para una empresa en otro país, es decir, no en el Estado en el que está establecida la propia empresa, y que solo puede haber un EP por país. Esto significa que tu empresa estonia nunca podría tener un EP en Estonia, pero, si tus actividades cumplen todos los requisitos para crear un EP en Alemania, por ejemplo, entonces tendrías una empresa estonia con un EP en Alemania.

Si bien el EP es un concepto concebido meramente a efectos fiscales, las administraciones tributarias se lo toman en serio, por lo que un EP debe estar debidamente registrado y suele tributar como una entidad jurídica independiente. El significado práctico de un EP es que crea una presencia imponible para una empresa fuera de su país de establecimiento.

Como regla general, un EP debe registrarse en la administración fiscal local y es necesario llevar la contabilidad (fiscal) y declarar los impuestos de forma independiente. Consulta la información disponible sobre el registro y la conformidad normativa de los EP en la jurisdicción en la que tus actividades puedan dar lugar a un EP.

No obstante, se evita la doble imposición de los beneficios obtenidos por las actividades empresariales de un EP, ya que Estonia exime los beneficios del EP del impuesto de sociedades estonio.

Doble residencia

El segundo aspecto fiscal que suele surgir en las actividades empresariales transfronterizas es la doble residencia. Dado que los países suelen tener derecho a gravar a sus propios residentes particulares y empresas por sus beneficios en todo el mundo, los Estados han introducido definiciones amplias de quién debe considerarse residente fiscal. Cuando las definiciones se solapan, puede considerarse que un contribuyente es residente fiscal en dos países, es decir, que tiene doble residencia.

Estonia tiene una norma sencilla que dice que una empresa es residente fiscal en Estonia si está constituida conforme al derecho estonio. Si has inscrito tu sociedad de responsabilidad limitada estonia en el Registro Mercantil de Estonia, significa que tu empresa es residente fiscal en Estonia y está sujeta a impuestos en Estonia. No es necesario ningún otro análisis y las autoridades fiscales estonias estarán encantadas de expedir un Certificado de Residencia a tu empresa que confirme el hecho.

Sin embargo, además de ser residente fiscal en Estonia, tu empresa puede tener doble residencia fiscal: algunos países tienen normas distintas para determinar si una empresa es residente fiscal. Es frecuente que, además del lugar en que se haya constituido, el lugar de la administración efectiva determine la residencia fiscal. Si gestionas tu empresa desde un lugar con este tipo de normas, la empresa puede acabar teniendo doble residencia: esto ocurre cuando dos Estados creen que la empresa tiene residencia fiscal en su jurisdicción y quieren gravar los beneficios de la empresa. En ausencia de normativa nacional al respecto, resolver este litigio fiscal conlleva un largo procedimiento que requiere la intervención de las autoridades competentes de ambas partes. Vale la pena examinar la definición local de "lugar de dirección efectiva" para comprender qué actividades dan lugar a la residencia fiscal de las empresas.

Una empresa con doble residencia no es lo mismo que una empresa que tiene un establecimiento permanente en otra jurisdicción.

Además, ten en cuenta que las normas para determinar la residencia fiscal son diferentes para las empresas y los particulares.

¿Quieres más información?

Ahora que ya has leído la información esencial sobre ambos conceptos, conócelos con mayor detalle en Establecimiento permanente y Doble residencia

Este artículo forma parte de una Guía para empresas

Este artículo forma parte de un conjunto más amplio de directrices que el equipo del proyecto e-Residency ha solicitado para ti y que ha sido recopilado en colaboración con AS PwC. Descarga la versión completa en la Guía para empresas

Los artículos de la Base de conocimientos y de la Guía para empresas tienen por único objetivo brindar una orientación general sobre asuntos de interés para uso personal del lector, quien acepta la plena responsabilidad de su uso. Esta información no debe utilizarse como sustituta de la consulta a asesores profesionales contables, fiscales, jurídicos u otros asesores competentes. 

¿Fue útil este artículo?
Usuarios a los que les pareció útil: 40 de 41